5/5 - (2 votos)

Cualquier vestido blanco o en crema queda descartado cuando vas como invitada a un enlace nupcial, ya que son colores reservados para el vestido de la novia. Pero fuera de ello, a la hora de elegir tu look hay numerosas tendencias de invitada de boda de día con las que deslumbrarás este año.

Vestidos de boda de día: tendencias

Anota en tu libreta: este año destacan en las bodas las siluetas, los colores vivos  y aquellos elementos compatibles con tocados y complementos. 

La moda, al igual que la sociedad, quiere dejar atrás los duros momentos vividos estos dos últimos años y ha recuperado el carácter festivo. Por eso, entre lo más in para las bodas de día se encuentran los colores con predominio de tejidos satinados y los tonos pastel.

Tu look será perfecto si, al ser invitada a un enlace nupcial, apuestas por los ya citados tonos pastel o estampados florales. Y es que pocas situaciones hay mejores para que unos conjuntos florales puedan destacar que una boda de día. Sobre todo en siluetas ajustadas, vestidos mini, slip dresses y piezas XS.

En cuanto a complementos, para este 2022 sobresalen una vez más los tocados, pamelas y sombreros con los que apuntalar tu look. Si nos fijamos en los bolsos, de nuevo el clutch o el bolso de mano se presenta como el más socorrido para este tipo de enlaces. Y en cuanto a zapatos, no lo dudes, este 2022 los zapatos con plataforma están pisando fuerte.

Pantalones, al poder

En las bodas, la tradición manda. Y por eso, da igual que sea este año, el que viene o en 2030, si has sido invitada a una boda de día, el protocolo indica que tienes que llevar vestido cortos o midi, hasta la altura de la rodilla. Jamás de los jamases un vestido largo, ya que éstos se encuentran reservados para las madrinas, los testigos y las damas de honor.

No obstante, a veces parece que se nos olvida que en los enlaces nupciales se permiten looks con pantalones o monos. Y no se trata de un hecho menor. Las colecciones prêt-á-pòter han aupado en 2022 al pantalón como prenda muy atractiva para una boda de día.

Por eso, además del celebrado traje de sastre, predomina este año una apuesta por los pantalones palazzo, junto a levitas o chaquetas abullonadas, que te darán un toque único y excepcional.

Del mismo modo, han irrumpido también en los vestidos de boda, y con mucha fuerza, las aberturas (también denominadas cut-outs), sobre todo en la cintura y escote, y de tipo asimétrico en aquellos vestidos midi y largos.

¡Más volumen!

Quizás ya no te acuerdes, pero las mangas abullonadas ya fueron tendencia, y muy importante, en 2021.También lo son actualmente. ¿Cuál es la mayor diferencia con respecto a este año? Que esa apuesta por la magnitud alcanza también a faldas, colas, y volantes maxi.

No lo decimos nosotras, sino las propuestas que en primavera llevaron a cabo grandes, y no tan grandes, firmas como Valentino, Carolina Herrera o Redondo Brand.

Así pues, apóyate en estas tendencias y sé la que más brilles en una boda de día (después de la novia, claro).