¿Qué tejidos están de moda en los bolsos de temporada? El catálogo de Caminatta nos adentra en lo más vanguardista del mercado. Estos son los tejidos que se llevan.

Los tejidos de los bolsos que están más de moda

Resistentes, fáciles de limpiar y agradables al tacto. A las tres características básicas que han de cumplir los tejidos de los bolsos para convertirse en la opción perfecta se suman ahora tres nuevas tendencias: que sean ligeros, que los acabados jueguen con metalizados y plastificados, y que la manera en que esos tejidos para bolsos han sido fabricados sea respetuosa con el medioambiente y con los derechos de los trabajadores y trabajadoras.

El efecto piel, un clásico entre los tejidos de los bolsos que nunca muere

Los materiales orgánicos son un regalo para los sentidos, sin embargo, empleados como tejidos de los bolsos elevan considerablemente el coste del artículo final. El cuero es un buen ejemplo de ello.

Existen más inconvenientes. Limpiar un bolso confeccionado a base de corcho no es sencillo, además, su vida útil resulta limitada. Lo mismo ocurre con tejidos para bolsos como el cáñamo, el mimbre, la rafia, el bambú o telas a base de algodón, su resistencia es inferior y la limpieza, más complicada, con lo cual acaban por deteriorarse y, recordemos, un bolso ha de ser resistente.

Como respuesta a estos inconvenientes la industria textil ofrece alternativas perfectas, los tejidos efecto cuero o piel son una de ellas.

Estos materiales responden a las necesidades que el consumidor se plantea ante un bolso nuevo: son muy fáciles de limpiar, basta una bayeta húmeda para dejarlos impecables; son resistentes, duran años y años en excelentes condiciones; resultan agradables al tacto y, una cualidad cada vez más demandada, son ligeros.

tejidos de los bolsos

Metalizados y plastificados: el acabado de bolsos más ‘cool’

Encajan con el denominado street style. Se trata de bolsos enormemente cómodos que a menudo toman la forma de mochila o cuentan con doble asa (para llevar al hombro y también cruzado), con buena capacidad de almacenaje, muy ligeros, lavables y con un toque fresco y muy juvenil gracias a sus acabados plastificados o metalizados, que resultan vibrantes e ideales en días que amenazan tormenta. Esto es lo que se lleva, sin duda, en acabados de bolsos que buscan originalidad y un toque informal para gente muy activa que adora las tendencias.

De hecho, es habitual ver estos modelos entre quienes habitan el corazón de las grandes urbes, viajan en transporte público y han de pasar largas horas fuera de casa, pues precisan bolsos que sean un aliado perfecto durante todo el día, capaces de almacenar todo lo necesario para una intensa jornada y de soportar las inclemencias del tiempo o del ajetreo diario.

Tejidos para bolsos con espíritu sostenible

Cada vez son más los consumidores y consumidoras que desean informarse sobre el proceso de producción de un bolso, desde la materia prima seleccionada hasta el ensamblaje.

El origen del tejido, que este haya sido obtenido de manera ética y sostenible, que la planta de fabricación siga criterios medioambientales y que salvaguarde los derechos de los trabajadores y trabajadoras en el país de origen son aspectos que preocupan a ciudadanos cada vez más concienciados y mejor informados.

Aquellos tejidos de los bolsos que respondan a estas convicciones tendrán un hueco en el mercado y una puerta abierta hacia una larga proyección de futuro.