Consejos para vestirte cada mañana e ir al trabajo
5 (100%) 4 votos

Te damos algunos consejos para afrontar el primer reto del día: saber cómo vestirte cada mañana para ir al trabajo y aguantar perfecta hasta el final de la jornada.

¿Cuántas veces te has despertado, has abierto las puertas del armario, has reparado por un momento en la cantidad ingente de ropa que tienes y después has suspirado: «no sé qué ponerme hoy»? Tranquila, no eres la única.

Afrontar el reto de vestirse cada mañana puede suponer un auténtico suplicio: llegas tarde al trabajo, te sientes incómoda, no estás segura del tiempo que va a hacer, etc. Tal vez hasta hayas sentido que estás viviendo el día de la marmota, todas las mañanas la misma historia.

Después de leer este post dirás adiós a este interrogante y podrás afrontar cada mañana con ilusión y el outfit que realmente necesitas.

5 premisas básicas para vestirte cada mañana e ir al trabajo radiante

Prepara tu look la noche anterior

El consejo más obvio que podemos darte es: prepara tus outfits la noche anterior.

Párate por un momento a pensar qué día va a hacer, si tienes alguna reunión importante o qué crees que te apetecerá llevar, y después saca las prendas del armario que concuerden con tus respuestas y prueba a ver con qué te ves mejor. Así de fácil.

Apuesta por los básicos

Aunque dedicamos un post a contaros lo que los colores dicen de nuestra forma de ser, en el trabajo de oficina es preferible llevar colores neutrales y no ser excesivamente arriesgado, tal y como ocurre cuando nos vestimos para hacer una entrevista de trabajo.

Además, apostar por los básicos para este tipos de looks de diario nos facilita combinar prendas.

Cada vez es más común comprar sin pensar cuándo vamos a llevar dicha prenda o con qué la vamos a combinar. Y cuando esto ocurre el resultado es precisamente este, el de no saber qué ponernos porque compramos sin pensar. De hecho, esta actitud no es tan frecuente en mujeres mayores de 60 años, ya que se trata de generaciones que no conocen, ni entienden la mentalidad «de usar y tirar» o la de cambiar de armario con cada cambio de estación.

Por eso te recomendamos también que compres looks completos: camisa, chaqueta/abrigo, pantalón o falda y calzado. Y que compres 3 outfits en lugar de 37 prendas sueltas que no sabes ni cómo combinarás.

¿Y si volvemos al cole?

Otra opción es hacerte con uno o varios uniformes de trabajo e ir alternándolos. ¡Son muchas las ventajas de llevar uniforme al trabajo!

Es más, podemos contarte la historia de una mujer que saltó a los medios de comunicación simplemente por haberse configurado su propio uniforme y haber comprado 5 camisas iguales que alternaba con unos pantalones negros. Se trata de Matilda Kahl, manager creativa de Sony Music.

Matilda Kahl

Matilda Kahl. Foto de su perfil de Instagram

Un solo bolso

Unido al gran reto de vestirse cada mañana está el de cambiar de bolso. Aunque los organizadores de bolsos, esas bolsitas donde metemos todo y que solo tenemos que introducir en el bolso que hemos escogido, pueden ser de gran ayuda, lo ideal el apostar por un solo bolso para ir a trabajar,

Y en este sentido, el mejor amigo de la mujer para ir a trabajar es sin ninguna duda la cartera de documentos. Tiene capacidad suficiente para llevar el material de oficina y nuestros objetos personales, todo lo que hay que llevar en un bolso. Así que elige una cartera de documentos que te vaya con todo y disfruta de ella de lunes a viernes.

Debe primar la comodidad

Cuando nos disponemos a salir de casa para ir a trabajar nos sentimos enérgicas, radiantes… Pero, ¿y al final del día? Por eso precisamente debe primar la comodidad. Por ejemplo, no te pongas unos tacones de aguja si vas a tener que aguantar con ellos hasta las 8 de la tarde.

A veces solo es cuestión de pensar en el final del día y cómo llegar hasta él de la mejor manera posible.

Esperamos que estas 5 ideas te sean de ayuda a la hora de vestirte por la mañana. Y si conoces algún otro truquillo no dudes en dejarnos un comentario 😉